La familia es el pilar fundamental de toda persona, es el lugar donde se ofrece y se recibe cariño, y además se descubre el sentido que posee la vida. Los roles que desempeñan los padres son importantísimos. El rol del padre o rol paterno es de gran valor ya que impactará la vida de los hijos en gran manera.

No solo cumple una función social, sino que también influye en la psicología; por ello es tan importante el rol paterno en la familia y la figura materna para un buen desarrollo de sus integrantes.

A través de los años el modelo tradicional de las familias se ha visto influenciado por los numerosos cambios culturales y sociales. En ocasiones, los padres se ven saturados por el trabajo, lo que ocasiona que estos no se vean tan involucrados en la familia. Sin embargo, es importante saber que esto no es un impedimento para formar parte de la familia, y cumplir con su rol dentro de ella.

¿Qué efectos cumple el rol paterno dentro de la familia?

influencia de los padres en los hijos

Tanto el padre como la madre son personajes diferentes pero muy complementarios. Ambos son importantes en la crianza de sus hijos, ambos son capaces de comprender a sus hijos y responder antes sus necesidades. Es por ello que la presencia de ambos debe existir, ya que ambos aportan experiencias, actitudes y situaciones que son aptas para una buena comunicación en la familia.

Es así como te señalaremos cuáles son los aspectos más relevantes que aporta el rol paterno en la familia.

  • El bebé comienza a formar desde el embarazo, una estrecha relación con su madre, el padre va a desarrollar en el niño una visión del mundo donde puede aprender a adaptarse con su entorno, un tanto lejos del vínculo maternal.
  • El rol del padre en la familia, propicia a los hijos protección, seguridad, y la cohesión de todos los integrantes de la familia.
  • El padre es más explorador que la madre, por lo que hace que su hijo aprenda a confiar más en sí mismo. Le enseña a aprender cosas nuevas, a intentar comprenderlas, y a manejar las frustraciones cuando no consigue realizar algo nuevo.
  • Los padres, reprendiendo las conductas de sus hijos, se encargan de subrayar las consecuencias sociales y mecánicas, dejando a un lado los aspectos emocionales. De esta manera impersonal se encargan de poner límites y enseñar a sus hijos el buen comportamiento.
  • El rol del padre se encarga de que los niños lo vean como un ejemplo y modelo a seguir. Este muestra un espíritu de lucha, donde hace todo lo posible por obtener lo que quiere, sin autocompasión o resignación.
  • Gracias a todo esto, los hijos van aprendiendo a que deben moldearse para ser mejores personas, ven lo que significa trabajar arduamente, que todos sus éxitos y fracasos forman parte de su vida, y además de lo bien que se siente poder lograr todos sus objetivos, por el bienestar de la familia.
Puedes leer: La verdadera importancia del padre en la crianza de hijos e hijas

Como influye en las hijas y en los hijos

Un rol paterno influye de forma positiva e importante en las niñas las niñas, ¿por qué? porque es el padre quien le enseña a la hija a sentirse apreciada y valorada, para que sepa que debe ser aceptada como es.

Es muy importante que el padre le haga a saber a su hija lo mucho que vale para él y para los demás, reconocer sus cualidades, su belleza no solo exterior sino también la interior. Por lo que es muy importante que comparta tiempo con ella, ya que de esto depende su valoración propia y el desarrollo de su autoestima.

Se dice que una niña que ha sido criada bajo la presencia de un buen padre tienes menos probabilidades de tener una pareja abusiva o tóxica.

Con el niño, ocurre algo parecido, ya que este lo ve como un modelo en sus conductas, por lo que es muy importante que ambos desarrollen una relación muy estrecha. El hijo aprecia la manera de ser de su padre, lo cual le aporta un gran apoyo en cuanto al desarrollo de su identidad. No le dice quién debe ser, pero lo guía a identificarse como persona y como hombre.

En relación con la madre

relacion con la madre

Asimismo, una de sus funciones primordiales es apoyar a la madre, es decir, ayudarla en las necesidades que surjan en los hijos. Y también brindarles todo el afecto que requieran, ayudarlos en aquella etapa donde se vuelven más individuales de la madre.

Esto último solamente se logra cuando el padre muestra su dedicación a sus hijos, es decir, adquiriendo la responsabilidad en su cuidado, cambiándolo, bañándolo, jugando con él. Cualquier modo de interacción donde la madre se tome un tiempo para descasar y tenga tiempo para ella misma, así como también facilitar los momentos de pareja, todo esto se logra si el padre se encuentra mucho más involucrado.

Una buena relación entre el padre y la madre propicia una buena cohesión entre la familia. ¿Por qué? Pues brinda la posibilidad de que ambas figuras se encuentren involucradas en el proceso de crianza, ya que no será necesario que el padre se encuentre ausente y por tanto, podrá desempeñar muy bien su rol sin ningún impedimento.

La ausencia del rol paterno

rol paterno

La ausencia de un rol paterno dentro de la familia, trae muchas consecuencias dentro del desarrollo social, emocional y afectivo de los niños. Sin un rol paterno, el niño no podrá crecer individualmente, ni ser independientes, y se volverán apegados en exceso solamente a su madre.

En algunos casos, cuando el padre no aporta mucho en el cuidado de su familia ni de sus hijos, la madre tiende a distanciarse y concentrarse en sus hijos. Esto suele ocasionar problemas no solo en la crianza de los hijos, sino también en la pareja.

Es imprescindible que este rol dentro de una familia se encuentre emocionalmente, ya que físicamente muchos pueden encontrarse allí, pero no desempeñan bien su papel, solo se encargan de cubrir las necesidades materiales, olvidándose de las necesidades afectivas que son mucho más significativas.

No obstante, a veces no es posible que el padre biológico se encuentre presente y es incapaz de desempeñar este rol. Por lo que a veces son otras personas las que lo desarrollan, como por ejemplo un abuelo, un tío, o padrastros.