La adolescencia es una etapa difícil no solo para los muchachos, sino también para los padres, dado que no saben cómo sobrellevarla. Es muy normal que los padres tiendan a preocuparse por sus hijos adolescentes y mantengan un rol activo sin caer en los excesos; así que si eres padre de adolescentes sigue leyendo y entérate de ¿Qué hacer? Y ¿Cómo manejar esta edad?

¿Qué debemos hacer como padres para ayudarlos?

adolescentes problema

Para poder ayudar a nuestros hijos durante los años de adolescencia es importante cambiar ciertas actitudes y acciones a las que estábamos acostumbrados.

Llegar a un acuerdo con la pareja

Es muy importante que ambos padres hablen sobre el tema y lleguen a un acuerdo, porque ambos deben transmitirle el mismo mensaje y consejos al hijo adolescente y sin contradicciones que puedan llegar a confundirlo más de lo que ya está. Además, es imprescindible que ambas figuras se encuentren presentes en aquel proceso, que él se sienta respaldado por ambas partes.

Cuidar la conducta

También debemos ser extremadamente cuidadosos con nuestra conducta, no debemos dar malos ejemplos, porque perderemos su respeto y no podremos imponer reglas. Si hay incongruencia entre lo que decimos y lo que hacemos, nuestro hijo adolescente rápidamente se va a percatar de eso.

No ser sobreprotectores

Es importante que nuestros niños que pasan por la adolescencia nos vean como figuras autoritarias. Pero también como adultos de referencia a los cuales puedan acudir para pedir recomendaciones sobre su salud y otros aspectos de la vida.

La adolescencia es una edad de cambios y nuevos retos y es importante que el padre y la madre le den su espacio y no sean sobreprotectores. Ellos están aprendiendo a aceptar ciertas responsabilidades e independencia, por lo cual nuestro único deber es acompañarlos y guiarlos en el proceso de maduración que están enfrentando, y que sepan valorar su nueva autonomía.

Prohibir el pensamiento negativo

Debemos tener absolutamente prohibido en casa ser negativos; al contrario, cuando hablemos con nuestro hijo adolescente debemos hacerlo con todo el positivismo que podamos. Es importante saber enfocar los problemas desde la perspectiva más optimista, para que ellos aprendan a ver todas las soluciones con ilusión, y aprendan de sus fracasos.

Tener buena comunicación

Es imprescindible que haya una buena comunicación entre padres e hijos, esta clase de comunicación algunas veces requiere mucha paciencia porque debemos escucharlos atentamente, propiciando el diálogo, aunque no nos encontremos muy de acuerdo con el punto de vista que ellos sostienen, escucharlos lo más que podamos hasta que sea el turno de nosotros de aconsejarlos.

Fomentar la autoestima

La autoestima es otro punto importante, ya que muchos adolescentes no la poseen del todo, por lo que nuestro deber es influenciar bastante en esta falta de autoestima. Por lo que nuestra tarea principal será elogiar en todo lo que podamos a nuestros hijos, impulsarlos a hacer cosas nuevas, valorar sus logros y habilidades, hablarles con cariño y respeto para que ellos hagan lo mismo con nosotros.

Errores comunes de los padres

hijos rebeldes adolescentes

Algunos padres esperan esta etapa con cierto miedo, desconfianza e inseguridad. Pero pensemos que si actuamos de tal manera y nuestro hijo lo presiente, se va a predisponer también y va a sentirse un poco ahogado.

Pensemos también que, si bien esta etapa puede ser algo difícil, puede existir la posibilidad que nuestro hijo tenga la madurez necesaria para descubrir nuevas oportunidades para su futuro.

Así que si tienes un hijo en esta edad o varios trata de tomarlo con calma y no cometas los siguientes errores:

Ser “su amigo”

Muchos padres piensan que la mejor manera de ayudarlos es pretender ser el amigo de sus hijos, y esto es un error muy común. Lo que más necesitan los hijos es que sus padres estén allí cumpliendo con el rol que les corresponde: ser un guía, esa persona autoritaria que coloca reglas y límites. Aunque muchos no lo crean, esto es algo que los adolescentes necesitan, y tiene una gran influencia en ellos.

Expectativas muy elevadas

A veces los padres colocan muchas expectativas en sus hijos, tanto que suelen ahogarlos. Lo mejor que pueden hacer es permitirles cierta autonomía, que establezcan criterios propios, además de que el padre debe confiar mucho en su hijo para recordar toda la educación y los valores que se le inculcaron desde que era muy pequeño, debe saber que su hijo es capaz de tomar las decisiones más aptas.

Descuidar la atención sobre ellos

Muchos padres tienden a estar muy presentes desde que sus hijos están pequeños, pero cuando llegan a cierta edad, dejan de prestarles atención, quizás porque piensan que ya están lo suficientemente grandes y se encuentran también agotados, ya sea por el trabajo, el hogar, entre otras cosas.

Muchas veces creen que por darles cierta libertad, los hijos sabrán que se les están dando el respeto. Sin embargo, muchos adolescentes lo pueden interpretar como una especie de abandono, ya que ellos aún no se encuentran listos para ello, pues también necesitan tiempo, dedicación, y estar allí cuando su hijo los necesite.

Rendirse pronto

Otro error muy común es que muchos padres deciden tirar la toalla sin ninguna clase de esfuerzo, más cuando el muchacho suele ser desafiante, agresivo y rebelde, por lo que los padres dejan de prestarle atención y se dan por vencidos.

Maltrato

Insultar y humillar a tus hijos adolescentes no hará esta etapa más fácil para ellos ni mejorará la relación que tienen contigo, debes evitar esta clase de discusiones, sobre todo si hay extraños presentes.

Es muy importante que prestes atención a sus sentimientos, a sus emociones, a las necesidades que demuestran, no solamente a como se están comenzando a vestir, sus rebeldías, aretes, tatuajes, ya que estas son cosas pertenecientes a la misma etapa que irá pasando cuando alcancen la madurez.

Buscar peleas con frecuencia para imponer tu posición sobre tu hijo adolescente no lo hará entender, lo que debes hacer es imponer tu posición pero con suma inteligencia, es decir, tomarte las cosas con calma.

Desconfiar de su hijo

No debes desconfiar completamente de tu hijo, como se dijo en párrafos anteriores, debes saber confiar en todas las enseñanzas que le transmitiste desde que era pequeño, es imprescindible que ellos mismos aprendan a sentirse capaces de tomar decisiones, que aprendan a fracasar y asuman las consecuencias de sus actos.